Ya ha pasado un año desde que empezó esta aventura del Equipo Fiiish España y quiero agradecer a la gente de Fiiish y El Pez Rosa la confianza que han depositado en mí y en el resto de compañeros. Hemos formado un grupo de compañeros y amigos en el que hemos aprendido y compartido mucho y, al menos en mi…

FIIISH & RELEASE!!

Ya ha pasado un año desde que empezó esta aventura del Equipo Fiiish España y quiero agradecer a la gente de Fiiish y El Pez Rosa la confianza que han depositado en mí y en el resto de compañeros. Hemos formado un grupo de compañeros y amigos en el que hemos aprendido y compartido mucho y, al menos en mi caso, las expectativas se han superado con creces.

Voy a aprovechar esta primera entrada del año en el blog para defender lo más importante en nuestro deporte, los peces, centrándome en las lubinas porque son mi objetivo durante una gran parte del año y por ser una de las especies más castigadas en nuestras aguas. La pesca de este codiciado y esquivo pez es la que inspiró el diseño de los Black Minnows y Crazy Sand Eels, aunque posteriormente hayan demostrado su eficacia ante multitud de depredadores, y forma parte de la filosofía de la empresa Fiiish la concienciación de los pescadores respecto al impacto de la pesca deportiva sobre los recursos pesqueros. De ahí que su lema sea Fiiish & Release! (¡Pesca y Suelta!).

Las fechas en las que nos encontramos son especialmente sensibles para las lubinas; la freza está muy cerca o incluso ya se está produciendo en algunas zonas de nuestra geografía, y es por eso que las grandes hembras, que normalmente se encuentran lejos de la costa y por tanto inaccesibles a la mayoría de los pescadores, se acercan a las orillas a alimentarse para preparar el desove. En este momento del año podemos hacernos con grandes lobas, y capturar los ejemplares más pesados debido al volumen extra en forma de huevas que llevan en sus vientres. Es precisamente eso lo que debemos defender, ya que ahí se encuentra el futuro de nuestro deporte.

Los grandes reproductores son los que más huevas generan, y esos huevos llevan la carga genética excepcional de un ejemplar que ha llegado a la edad adulta sorteando infinidad de peligros, por lo tanto esa futura prole tiene más posibilidades de llegar a convertirse en hermosas lubinas.

Con esto no quiero hacer un alegato a favor del captura y suelta total (aunque sí que me parece la opción más sostenible y recomendable), por supuesto que cualquiera puede llevarse alguna pieza para consumir en casa. Sacrificar una lubina de un par de kilos de vez en cuando no le hace apenas daño al mar, pero son sobretodo los grandes ejemplares los que debemos proteger,es muy importante para mantener la continuidad de nuestro deporte. Un par de buenas fotos y la rápida devolución del pez al agua, son un gran gesto que seguramente Neptuno nos recompense con más y mayores capturas.

Esto es todo por ahora; en próximas entradas seguiremos hablando de técnicas, tamaños, colores y novedades de los señuelos Fiiish y de los grandes momentos que hemos vivido gracias a ellos, pero quería comenzar mis aportaciones a este blog haciendo un alegato a favor de lo más importante en nuestro deporte, los peces.

Buena pesca y recordad: Fiiish & Release!!