HMKL Alive Shad – Un pequeño gran señuelo!!!

Creo recordar que fue en una llamada al Pez Rosa cuando me comentaron que le acababan de llegar las novedades de HMKL. En ese momento se despertó mi curiosidad, pues es una marca de renombre en Japón que trabaja con señuelos innovadores y de mucha calidad. Mi primer pensamiento fue ¿Qué se le habrá pasado por la cabeza esta vez…

HMKL Alive Shad – Un pequeño gran señuelo!!!

Creo recordar que fue en una llamada al Pez Rosa cuando me comentaron que le acababan de llegar las novedades de HMKL. En ese momento se despertó mi curiosidad, pues es una marca de renombre en Japón que trabaja con señuelos innovadores y de mucha calidad. Mi primer pensamiento fue ¿Qué se le habrá pasado por la cabeza esta vez al diseñador?

Pues entre otras novedades, el Pez Rosa había traído unos shads de tamaño reducido con un olor a mariscada impresionante. Solo con eso ya me entraron unas ganas tremendas de probarlos, bueno, para que no dé lugar a malas interpretaciones, más bien de pescar con ellos.

A finales de la semana ya tenía los vinilos en casa y unas ganas brutales de ponerlos en remojo. Lo primero que hice fue abrir el sobre para ver bien los pequeños shads de 90mm, y con solo abrir el sobre ya empezó a notarse el olor de los vinilos. ¡Parecía que se fuera a servir una mariscada!

A continuación miré los colores que habían llegado. El Purple Winnie, un color muy natural, marrón con unos toques lilas y Charry Shad, de un curioso color blanco con reflejos rojizos. Éste color es muy válido en gran variedad de situaciones, es un comodín que nunca ha de faltar en nuestras cajas.

El siguiente paso fue fijarme en el diseño. La parte que une el cuerpo con la cola tenía una forma más delgada que le daba al vinilo mucho movimiento en recogidas lentas. La primera impresión fue muy buena y ya solo me quedaba ir a mojarlos.

El sábado salimos a primera hora con dos amigos a investigar un embalse “nuevo”. Hinchamos los patos y con el Iberux me metí al agua. La verdad es que tenía muy buena pinta el embalse pero los peces estaban muy muy duros, aguas cristalinas, mucho calor, luego viento… En fin, que se mostraban muy apáticos con toda clase de señuelos, ya fueran blandos o duros. Luego pensé que el mejor momento para probar un señuelo nuevo es cuando nada funciona. Monté algunos HMKL Alive shad con jig heads de 5 y 7 gramos y empecé a rastrear muy lentamente el fondo y las primeras picadas no tardaron en llegar.

Encontré la profundidad en la que se encontraban las luciopercas. El vinilo me daba un muy buen movimiento con muy baja velocidad, que es lo que querían los peces en ese momento, además el olor seguro que ayudaba a despertar aún más su interés. Empecé a capturar los primeros peces del día. Las luciopercas se mostraban dispuestas a devorar los shads mientras que con otros señuelos se mostraban mucho más reacias a picar.

Las capturas se fueron transcurriendo a lo largo de la jornada y aunque no destacó ninguna por su porte, fue muy divertido. El shad de HMKL fue la clave para transformar una dura jornada en una entretenida jornada con bastantes capturas.

Quiero continuar pescando con estos vinilos y ver si se muestran tan efectivos con otros escenarios de pesca y con distintas especies. La próxima oportunidad que les daré casi seguro que será con las truchas ya que creo que esa cola tan fina nadará muy bien aprovechando la fuerza de la corriente del rio. O tal vez probaré con algún Bass, de esos que nos sacan de quicio, presentándoselo sutilmente con un anzuelo Texas y sin plomar el vinilo, cerca de su refugio a ver si ese olor inconfundible lo anima a engullir.

  • Jaume buen articulo compañero, en primavera si quieres estas invitado a probar luciopercas de las xxl!!!