Introducción al Baitcasting

De un tiempo a esta parte las publicaciones relacionadas con la pesca han alcanzado un alto nivel técnico, y por lo tanto a menudo se deja a parte a todos los pescadores que se van incorporando. Para éstos resulta más fácil encontrar información en la red sobre temas muy específicos a los no va a encontrar aplicación dentro de su…

Introducción al Baitcasting

De un tiempo a esta parte las publicaciones relacionadas con la pesca han alcanzado un alto nivel técnico, y por lo tanto a menudo se deja a parte a todos los pescadores que se van incorporando. Para éstos resulta más fácil encontrar información en la red sobre temas muy específicos a los no va a encontrar aplicación dentro de su nivel, que a aspectos básicos pero que les puedan resultar mucho más útiles.
La pesca con carretes de casting o baitcasters es algo que a la gente que empieza le puede resultar complicado al principio, y a ellos va dedicado este artículo, porque ninguno nacimos aprendido.

¿Cuándo y por qué usar equipos de casting?

En general se aconseja usar equipos de casting cuando vayamos a utilizar señuelos o técnicas más pesados y que por tanto exijan más robustez al equipo. La construcción de los carretes de bobina giratoria les permite trabajar señuelos más pesados y/o que ejerzan gran resistencia a la recogida sin que sus engranajes sufran.

Pescando con señuelos que ejercen una gran resistencia, los equipos e casting nos aportan una gran comodidad.

Otro aspecto muy importante es que los baitcasters nos permiten almacenar y lanzar líneas más gruesas, ya que tienen una mayor capacidad y no se pierde tanta distancia de lance al usar mayores diámetros de línea, en comparación con los carretes de spinning.
Por último, la facilidad para controlar la salida de la línea con el dedo pulgar hace que los lances sean más precisos y la entrada del señuelo en el agua más discreta.

Configuración, partes del carrete

La configuración de los carretes de casting es bastante diferente a la de los carretes de spinning. Vamos a describir lo más característico e importante de conocer para su uso:

  • Bobina giratoria: Esta es la mayor diferencia respecto al carrete de spinning, en el que la bobina es fija . En el de casting la bobina es giratoria y se acciona al girar la manivela. La fuerza que apliquemos a ésta se transmite a la bobina a través de un piñón (generalmente de bronce) , y es esta transmisión tan directa la responsable de la mayor fuerza respecto a los de bobina fija.
    Para iniciar el lance la bobina se desengrana del piñón presionando el gatillo y queda “flotando”, libre para girar y liberar la línea.
  • Manivela: Normalmente doble en la mayoría de los carretes de casting diseñados para el agua dulce y en muchos de los marinos. Fabricadas en distintos materiales como el duraluminio o el carbono, tienen mayor o menor longitud en función del uso que se les vaya a dar. Cuanto más largas más fuerza ejerceremos, y cuanto más cortas más rápidamente podremos recoger. La manivela está conectada mediante un eje al piñón que hace girar la bobina.

  • Guía hilos: Montado sobre un eje sin fin, es el encargado de recepcionar la línea y repartirla uniformemente por todo el ancho de la bobina
  • Gatillo: Es el encargado de desengranar la bobina respecto del piñón para permitir el lance. Una vez liberada sujetaremos la bobina haciendo presión con el pulgar durante el lance hasta el momento de soltarla.
  • Freno de combate: Es el que nos permite regular la fuerza necesaria para la salida de la línea durante la pelea con un pez. Se compone de uno o varios discos de carbono que presionan el piñón y se regula mediante la estrella que va entre la manivela y el cuerpo del carrete.
  • Freno de rozamiento o mecánico: Situado en el lado izquierdo del carrete y detrás de la manivela, es una ruedecilla que al apretarla ejerce presión sobre el eje que atraviesa transversalmente la bobina.Se regula en función del peso del señuelo, ejerciendo más presión cuanto más pesado sea éste. Su función es permitir una salida fluida de la línea y evitar las pelucas durante la parte media del lance.
  • Freno Magnético o Centrífugo: Hay otro tipo de mecanismo de freno adicional para evitar el exceso de revoluciones en la bobina, y que según la marca o el modelo de carrete se consigue aplicando dos mecánicas diferentes: el de tipo magnético y el centrífugo.

Freno Magnético o Centrífugo

Básicamente, el freno magnético consiste en una serie de pequeños imanes colocados alrededor de la bobina. Al girar una rueda numerada o control en la cara lateral del carrete se puede variar la fuerza magnética, aumentando o reduciendo la distancia entre la bobina y los imanes. Mientras más cerca se encuentren estos de la bobina, mayor será la fuerza magnética ejercida y la bobina girará a menor velocidad. Actualmente los sistemas de freno magnético pueden variar mucho de acuerdo al fabricante, pero todos trabajan bajo el mismo concepto de fuerza magnética.

Por otro lado el freno centrífugo suele estar formados por «pines» adosados a la bobina y que la frenan cuando se revoluciona en exceso. Para activar estos pines hay que desplazarlos hacia afuera, sin sacarlos de los vástagos en los que van alojados. Es muy importante que la activación sea simétrica; deben abrirse los pines opuestos, uno enfrente de otro si son dos, en forma de estrella si son tres, dos arriba y dos abajo si son cuatro…

Otro forma de regular el freno centrífugo, y que es la que presenta el ELAN MTX que es el que estamos usando para ilustrar el artículo, es ocultando los pines y mostrando una rueda dentada y numerada para su regulación. De esta forma se simplifica el proceso eliminando la operación de meter y sacar pines, Para acceder al mecanismo hay que seguir retirar la tapa para acceder al costado de la bobina, como en los sistemas de pines.

Estos sistemas de frenado del giro de la bobina, se regulan en función del viento y del tipo de lance fundamentalmente. Si hay que lanzar en contra del viento se aumenta el freno, en condiciones de calma se disminuye.

Reglaje del baitcaster

Antes de realizar un lanzamiento el carrete de casting necesita estar debidamente regulado.

  1. El primer paso es llenar adecuadamente la bobina de hilo. Sea del tipo que sea la línea que usemos, la bobina debe estar llena para que saquemos el mayor número de metros en el lance. En muchos carretes observaremos un bisel o ángulo en el borde de la bobina, ése es el punto hasta el que debemos rellenar. Si metemos menos lanzaremos poco, si nos pasamos se nos saldrán las vueltas con demasiada facilidad.
  2. El siguiente paso es regular el freno mecánico o de presión en función del peso del señuelo que vayamos a utilizar. Cuanto más ligero sea éste, más suelto debemos dejarlo; cuanto más pesado, más apretado. Un truco que se puede aplicar es, con el señuelo colgando de la puntera y la caña formando un ángulo de 45º aproximadamente, liberar la bobina. Si está bien regulado el señuelo debería bajar suavemente y al llegar al suelo se pararía la bobina sola. Éste es un reglaje bastante conservador, a medida que se vaya practicando se irá aflojando más el freno.
  3. Por último regularemos el freno centrífugo. Probablemente es el paso más importante, ya que una peluca formada por una mala regulación de este freno puede echarnos a perder muchos metros de hilo. Principalmente la regulación la haremos en función del viento; frenaremos más la bobina cuanto más viento halla.

Como regular el freno centrifugo o magnético.

En condiciones de tranquilidad

  • Los magnéticos o sistemas centrífugos de rueda numerada  graduar hasta la mitad
  • En sistemas de pines, sacar tres pines.

Con viento moderado o fuerte

  • Los magnéticos o sistemas centrífugos de rueda numerada regular hasta tres cuartos según las guías numéricas
  • En sistemas de pines sacar cuatro pinnes es un buen reglaje para comenzar.

Una vez nos acostumbremos a lanzar, rebajar un 15% 0 20% las medidas mencionadas en los sistemas numerados. Para los sistemas de pines 2 pines sin viento y 3 cuando lo halla es lo que usa la mayoría de los pescadores. Los lanzadores avezados pueden dejar la bobina libre o apenas frenada y controlar la salida de la línea con el pulgar, pero eso se lo dejamos a los pescadores muy experimentados.

Lanzamiento

El lance con los baitcasters se realiza de forma ligeramente diferente a como lo haríamos con un carrete de spinning. En primer lugar se deben evitar los lances bruscos. Un movimiento de la caña suave, amplio y progresivo va a permitir que la bobina gire con más fluidez y no se revolucione en exceso.

El otro momento crítico en el lance es el momento de liberar la bobina. Así como en el spinning el hilo se suelta cuando la caña prácticamente apunta al objetivo donde queremos dirigir la muestra, en el casting la línea se libera mucho antes. Una buena referencia es cuando la caña forme un ángulo de unos 45º con la superficie del agua, o como decía un amigo cuando le enseñaba a un pescador novel, lánzale a la luna.

Conclusión

Después de todo lo que hemos explicado podría parecer que usar un carrete de casting es algo muy complicado. Nada más lejos de la realidad. A pesar de los múltiples pasos a seguir y de que al principio el proceso de aprendizaje puede llevar algún tiempo, especialmente si no se tiene a alguien que nos ayude in situ, pronto todo se convierte en un proceso mecánico que realizaremos sin apenas darnos cuenta y de forma mecánica. Las ventajas de estos equipos para multitud de técnicas y la comodidad de uso superan ampliamente a los inconvenientes, y son un verdadero disfrute. ¡Animaros a probarlo!