Perca fluviatilis con Black Minnow

 



La introducción (ilegal e indeseada) de la Perca Fluviatilis en unos cuantos embalses de la cuenca del Ebro en los últimos años ha dado como resultado una explosión demográfica de esta especie en la mayoría de ellos. Cada año su población crece exponencialmente, y lo que hace cuatro o cinco temporadas era una captura anecdótica, ahora se ha convertido en…

Perca fluviatilis con Black Minnow

Punta de récula, lanzas el BM90 hacia el centro de la misma y dejas que el vinilo caiga hacia el fondo. A medio camino la línea se para, tensas, y notas un fuerte topetazo.

Punta de récula, lanzas el BM90 hacia el centro de la misma y dejas que el vinilo caiga hacia el fondo.A medio camino la línea se para, tensas, y notas un fuerte topetazo. Clavada instantánea y comienza la diversión, potentes carreras hacia el fondo acompañadas de nerviosos cabeceos, y poco a poco vas acercando el pez a la orilla hasta que logras vislumbrar un precioso pez atigrado con unas llamativas aletas rojas. Lo coges por la boca y atrae poderosamente tu atención la marcada espina dorsal, la viveza de sus colores y lo macizo de su cuerpo. Enhorabuena, ¡ya estás enganchado a las fluvis!

La introducción (ilegal e indeseada) de la Perca Fluviatilis en unos cuantos embalses de la cuenca del Ebro en los últimos años ha dado como resultado una explosión demográfica de esta especie en la mayoría de ellos. Cada año su población crece exponencialmente, y lo que hace cuatro o cinco temporadas era una captura anecdótica, ahora se ha convertido en objetivo principal de algunas de mis salidas de pesca, ya que es un pez altamente deportivo y muy divertido de pescar. La alta densidad que está adquiriendo su población junto a un tamaño en crecimiento, lo franco de sus picadas y la potencia que desarrollan en la pelea hacen que cada vez seamos más los que le dedicamos tiempo a su pesca, muy divertida con equipos ligeros.

Material recomendado

Las percas tienen un tamaño contenido, siendo los mayores ejemplares en las zonas que frecuento aquellos entre 1,5 y 2 kilos de peso (de momento). Las capturas en torno al kilo de peso son frecuentes y el tamaño medio será de 200 a 400 gramos. Unido a que las suelo capturar en entornos bastante despejados de coberturas que me puedan poner en aprietos durante la pelea hace que los equipos medium o medium light sean los ideales. Cañas de spinning de acción de punta hasta 15 gr. de potencia y carretes 2500/3000 cargados de trenzados de 5 a 10 lb son los ideales. Un bajo de fluorocarbono de metro y medio de 0,25 a 0,35 ayuda a disimular el trenzado y protege la línea del roce con las piedras. La caña fina y rápida junto al trenzado nos ayudan a lanzar lejos, a manejar los pequeños vinilos y a clavar con contundencia esas picadas lejanas.

Tamaño de los Black Minnows

Las fluvis son muy voraces y prácticamente cualquier tamaño de Black Minnow es atacado, pero para mi el ideal es el 90 ya que se asemeja al tamaño medio de los alburnos (Alburnus alburnus) de los que se alimentan, montado con cabezas de 5 o 10 gramos en función del viento y de la profundidad. En principio prefiero las cabezas más ligeras por la mayor naturalidad que aportan al movimiento pero con viento en contra o pescando a más de 5 metros se imponen las más pesadas.

El tamaño 120 es también muy eficaz especialmente si buscamos ejemplares de mayor tamaño, pero en el caso de los embalses donde pesco ese incremento de tamaño es llamar a la puerta de los lucios, que se los beben, y cortarán nuestros bajos irremediablemente. También existe la posibilidad de compaginar ambas especies , usando equipos algo más potentes y bajos de fluorocarbono más gruesos, pero en ese caso tendremos menos picadas de percas y las disfrutaremos mucho menos con cañas sobredimensionadas para ellas; además, en el caso de clavar un buen lucio la pelea se prolongará más. Como decía el chiste, “ o estamos a setas, o estamos a Rolex..”. Eso sí, si allá donde vayáis tras las fluvis no hay lucios, será un tamaño ideal para buscar a las pelototonas.

Colores

En cuanto a los colores, a pesar de que a menudo se vean atraídas por los colores llamativos, yo soy partidario de los colores más naturales. Kaki y Dark Blue con sol y aguas claras, White y Blue en días y aguas más oscuros cubren mis necesidades. Pero hay un gran color que para mí marca la excepción : el verde con la cola naranja; es una estupenda imitación de alevín de perca, a la vez llamativo y natural, en todos los embalses donde haya fluvis es un color excelente.

 


Movimiento y presentación

La perca habita en todas las capas de agua aunque la encontraremos preferentemente cerca del fondo, así que las presentaciones rascando suelo serán las más efectivas en la mayoría de situaciones. Así como pescando lucios y basses suelo preferir los movimientos más lentos con paradas más o menos prolongadas en el fondo, para las fluvis me van mejor recogidas más nerviosas. Con el BM en el fondo, pego cuatro o cinco toques rápidos de puntera que hagan bailar al vinilo y lo levanten 1 metro aproximadamente, para posteriormente dejarlo caer al fondo y vuelta a empezar. Repetir el proceso dos o tres veces y dejarlo reposar unos segundos en el fondo por si alguna remolona aún no se había decidido a comer. Un movimiento de dientes de sierra más tradicional también da buen resultado, pero parece que el movimiento errático que le dan estos tirocitos las provoca.

En otras ocasiones las percas se encuentras a medias aguas o justo debajo de la superficie, generalmente comiendo alburnos. De esto nos daremos cuenta por las picadas que se produzcan a la caída, así que conviene estar muy atento no sólo para no perder la picada, si no para calcular a qué altura de la capa de agua están los peces y poder presentarle los señuelos adecuadamente. En este caso de pescar a medias aguas las cabezas más ligeras serán más fáciles de mantener arriba, y esto es muy importante ya que si están cazando se sitúan por debajo de sus presas orientando su rango de caza hacia arriba, no hacia abajo. Es fundamental que nuestros Black Minnows pasen por encima de ellas ya que si lo hacen por abajo no se percatarán de ellos.

Ahora ya solo falta buscar zonas con acceso rápido a profundidad e insistir, seguro que pronto llegan las picadas, ¡las percas adoran los Black Minnows!